Tarta de queso casera

Una de las cosas que hemos realizado yo creo que todo el planeta mientras estábamos confinados en nuestras casas debido a una pandemia mundial, es la repostería. Las estanterías de levadura y harina de los supermercados se vaciaban a una velocidad de vértigo y nuestras básculas rezaban porque no nos comieramos todo lo que empezamos a realizar. 

Debido a la escasez de los dos mencionados ingredientes, nosotros decidimos realizar una tarta fría, aunque más tarde conseguimos levadura e hicimos una tarta de zanahoria buenísima….quizá nos animemos a poner la receta más adelante.

Por ahora vamos a dejaros la receta de esta maravillosa tarta, espero que la disfrutéis tanto como nosotros. Las cantidades que utilizamos, nos dieron para hacer dos tartas de moldes medianos, pero también podéis hacer una grande, o dividirlos a la mitad para hacer una mediana. ¡Al gusto!

Dificultad
Fácil 20%

Os vamos a dar una lista de los utensilios que necesitáis para realizar la tarta:

  • Molde grande o dos medianos
  • Peso o medidor
  • Olla
  • Mortero, batidor o algo para triturar

Ingredientes

Lo primero que necesitamos es realizar una base de galletas.

El siguiente paso será realizar el relleno, para ello necesitaréis lo siguiente:

Si queréis hacer una tarta más «sana» o para diabeticos, podéis sustituir en la base las Galletas María, por algunas tipo Digestic o bajas en azúcar y  la mantequilla por leche desnatada. Y en el relleno, sustituir la nata normal por la baja en grasa, el azúcar por stevia y el queso y la mermelada por sus sustitutivos 0% que los hay buenísimos en los supermercados.

Proceso

Como ya hemos mencionado es muy sencilla de realizar, si seguís los pasos va quedar muy rica.

Comenzamos con la base:

  1. Trituramos las galletas, (nosotros lo hicimos con un mortero, pero podéis meterlas en una bolsita hermética y triturarlas con un mazo de cocina o con un rodillo e incluso en una batidora si es potente.) tenéis que dejarlas casi en polvo si es posible, y mezclarlo después con la mantequilla y los frutos secos si los habéis añadido. 
  2. Una vez está todo mezclado os habrá quedado una especie de masa, engrasáis el molde, y lo vertís en el aplástandolo bien para que haga de base de nuestra tarta. 
  3. Lo reservamos en la nevera para que vaya cogiendo consistencia mientras preparamos el relleno.

Es hora de empezar con el relleno:

  1. Os aconsejamos que el primer paso sea que diluyáis los dos sobres de cuajada en un poco de leche en un vaso, para que después sea más sencillo todo.
  2. En un cazo, incorporáis la nata y la vais calentando a fuego lento, añadís el azúcar, el queso y finalmente los sobres de cuajada previamente diluidos.
  3. Removéis todos los ingredientes hasta que se mezclen bien y no queden grumos y no paráis de remover hasta que empiece a hervir. (es muy importante que hierva, porque si no, puede que no cuaje, y también es importante no dejar de remover, porque puede que se os pegue sino la mezcla). Cuando hierva, apartad la mezcla del fuego inmediatamente para que no se queme.
  4. Sacamos el molde de la nevera, e incorporamos nuestro relleno encima de las galletas. Le damos unos golpecitos al molde para que salgan todas las burbujas y se quedé la mezcla perfecta, y lo volvemos a meter en la nevera.
  5. Tenéis que esperar aproximadamente 6 horas para que la tarta cuaje perfectamente, tras ese tiempo es el momento de decorarla.
  6. Podéis añadirle la mermelada antes o después de desamoldarla, nosotros lo hicimos después, ya que nos gusta que la mermelada caiga por los bordes, pero podéis hacerlo antes. 
  7. Finalmente decoráis con la fruta que hayáis elegido, ¡Y lista para comer!

Categories:

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *