Un armario para viajar en el tiempo

Puede que parezca una simple cabina telefónica antigua, pero no todo es lo que parece. ¿Y si te digo que es una nave para viajar por todo el espacio-tiempo?, probablemente te quedes estupefact@, como los compañeros del extravagante doctor. Estamos hablando de una de las series más longevas de la televisión, llevando en emisión más de cincuenta años (Claro está, con sus parones), Doctor Who cuenta con la friolera de 845 capítulos, a lo que hay que añadirle una variedad de películas, cómics, novelas, audio-libros y un sinfín de creaciones.

0
Capítulos
0
Temporadas
0
Doctores

Para los que no sepan nada de ésta maravillosa serie, os aconsejamos que le echéis un vistazo al siguiente enlace, «El gran doctor…¿Quién?» donde hacemos un resumen de la serie.

La cuarentena, como todos sabemos, ha sido muy larga, y estar todo el día viendo el mismo espacio, se puede hacer muy pesado. Por ello se nos ocurrió la idea de personalizar un poco la habitación modificando el armario y haciendo honor a una de nuestras series favoritas.

Todo comenzó realizando una papelera-Dalek, véase aquí, que al final pasó a ser una figura más que algo útil, y al ver que quedó mejor de lo que esperábamos (esto de las manualidades no creemos que sea del todo nuestro fuerte) Nos vinimos arriba y decidimos hacer algo mucho más grande. Convertir nuestro armario en una máquina del tiempo, aunque sin sus funciones, y tuneamos las puertas para asemejarlas a las de la Tardis.

Estábamos algo limitados, teníamos que usar los materiales más cutres que os podáis imaginar, por no tener no teníamos ni cola blanca. Tuvimos que usar todo nuestro ingenio para que quedara algo más o menos distinguible.

Para ello utilizamos finalmente cartón, para realizar la estructura junto con folios. Revistas para darle un poco de volumen y tridimensionalidad y un mejunje de harina y agua para hacer la cola y unificarlo todo. Fue muy complicado ya que era todo un poco chapuza, pero el resultado final no quedó nada mal. Tuvimos alguna complicación también con la pintura acrílica, teníamos poco azul y tuvimos que hacer mezclas una y otra vez para lograr que toda la estructura tuviera un acabado uniforme dentro de lo que cabe, ya que, como ya sabrán muchos, la Tardis ha cambiado mucho de colores y a su vez siempre tiene tonos muy desgastados y poco uniformes, pero dentro de los malabares que tuvimos que hacer con la pintura para que nos llegara a todo… ¡ni tan mal! Luego usamos algo de barniz para los cristales y mucha paciencia para copiar a mano (ya que no tenemos impresora) el papel de instrucciones de la puerta izquierda.

Finalmente, colocarlo en las puertas del armario fue lo más complicado ya que al tener otra puerta ala izquierda, dificultaba la apertura. Pero finalmente lo conseguimos con algo de maña y mucha cinta de doble cara.

 

Aquí podéis ver una imagen del resultado final. No queríamos llenar toda la entrada de imágenes del proceso, por lo que si queréis verlas comentarlo, y sin problema realizamos una entrada con cada paso a seguir. 

Dificultad
Estructura 30%
Volumen 20%
Pintado 50%
Colocación 60%

Esperamos que os haya gustado nuestro diseño de Puerta-Tardis, y si es así, os pedimos que nos comentéis todo lo que queráis a continuación. Así podremos mejorar, y sabremos que puede gustaros más. Además si os animáis a modificar vuestro ambiente y a hacer manualidades ¡¡nos encantaría verlo!! Bueno, no nos enrollamos más, ¡Hasta el próximo post!

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *